Los oficiales del templo en cargo de Jesús lo ridiculizaron y escupieron en Su cara. Y cuando ellos lo habían vendado, le dierón puñetazos y lo golpearon en la cara, y dijerón, "Profetíza santo varón. ¿Quién te pegó?"

Temprano la próxima mañana, la multitud llevó a Jesús al gobernador Romano, Pilate. Y empezaron a acusarlo, diciendo, "Este hombre esta corrompiendo nuestra nación judía."Pero después de interrogar a Jesús, Pilato les dijo a los principales sacerdotes, los gobernantes y la gente; "Él no ha hecho nada digno de muerte. Yo ordenaré que sea azotado y liberado." Pero ellos convocarón juntos, diciendo, "Librensé de este hombre. Crucifiqúenlo. Crucifiqúenlo."

Pilato, queriendo satisfacer a la gente, tuvo a Jesús brutalmente torturado, y lo sometio a ser crucificado.
Los soldados pusieron una corona de espinas sobre la cabeza de Jesús, y lo vistieron con un manto de púrpura, y le daban bofetadas.

Los soldados Romanos hicierón una corona de espinas, y la pusierón en Su cabeza, y ellos pusieron una túnica púrpúra en Él. Y dijeron, "Aclamén al Rey de los judíos!" Y le pegaron con sus puños.

Después, ellos tomaron a Jesús y lo hicierón cargar una cruz de madera a un lugar llamado Calvario, también conocido como Golgota, o el lugar de la calavera.

Allí en la misma área dónde muchos años antes Dios le dijo a Abraham que sacrificará su único querido hijo Isaac, ellos clavaron a Jesús, el unico hijo amado de Dios, en la cruz. Cuando ellos hicieron esto, Jesús dijo, "Padre, perdónalos; ellos no saben lo que hacen."

Los soldados tomaron los vestidos de Jesús, y echaron suertes para ver de quién sería. Esto cumplió una profesía.
Mientras Jesús colgabá entre dos delincuentes que también eran ejecutados, los soldados tomaron Su ropa, sorteando Su túnica se cumplieron las palabras proféticas habladas por David.

Por tres horas, la gente vio esto. Los gobernantes con ellos se burlaron de Jesús, diciendo, "Él salvó otros; que se salve El mismo si Él es el Cristo, el escogido de Dios."

Entonces una oscuridad vino en la tierra que duró tres horas más cumpliendo las palabras del profeta: "El Señor puso los pecados de todos nosotros en Él."


Jesús clamó a gran voz, diciendo, "Mi Dios, mi Dios, ¿por qué me has desamparado?
¿Jesús clamó entonces con una voz fuerte, diciendo, "Mi Dios, Mi Dios, por qué me has desamparado?" Jesús, sabiendo que todo estaba cumplido, cumplio las escrituras cuando Él dijo, "Yo tengo sed."

Los soldados ridiculizaron a Jesús y le ofrecieron vinagre diciendo, "Si usted es el rey de los judíos, sálvese."

Jesús probo el vinagre, entonces exclamó, "Está terminado. Padre, en tus manos yo encomiendo mi espíritu." Entonces Él bajo Su cabeza, y entrego Su espíritu. Cuando Él murió, el sol se oscureció y la tierra tembló, y el velo grueso del Templo se rasgó en la mitad de arriba abajo.

Cuando el capitán Romano a cargo vio lo que pasó, él dijo, "Verdaderamente este hombre era el Hijo de Dios."

Entonces los soldados rompieron las piernas de los dos ladrones colgados en las cruces al lado de Jesús.

Después, dos creyentes (Jose y Nicodemo) tomarón el cuerpo de Jesus, lo envolvierón en lino sepulcro, zambullidó en especias, y pusierón Su cuerpo en una tumba. Y, pedido por los líderes judíos, la tumba fue sellada y patrullada por soldados Romanos.